Llegó un gay a la Gasolinera, de pronto le dieron unas tremendas ganas de orinar, y se dirigio al baño...

Dentro del baño, estaba el dependiente de la Gasolinera, orinando tambien, el gay se acerca para orinar y trataba de ver el "tamaño" al dependiente.

Este enfadado le dice ¿que se le ofrece amigo???

Lo que pasa es que quiero ver que tiene en las manos???- contesta emocionado, pues no lo alcanzo a distinguir-.

Aún mas enfadado el dependiente le contesta con sarcasmo seco y puro:

Es la manguera del dispensador de gasolina...

El gay sin pensarlo dos veces se agacha y le dice:

Bueno esta bien,
¡¡¡¡¡¡¡¡ME LLENA EL TANQUE POR FAVOR!!!!!!!!